¿Qué Normativa regula las instalaciones eléctricas de baja tensión?

La ejecución de instalaciones eléctricas en diferentes tipos de obras, civiles, industriales y residenciales, se rigen por una serie de normas. Se trata de la legislación que debe cumplirse en el momento en el que se vaya a acometer una instalación eléctrica de baja tensión.

Las instalaciones eléctricas de baja tensión se rigen por el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT) y sus Instrucciones Técnicas Complementarias (ITC) BT 01 a BT 51, de acuerdo con el Real Decreto 842/2002, de 2 de Agosto, y modificado por la Ley Ómnibus R.D. 560/2010, de 7 de Mayo.

El REBT define las mínimas condiciones técnicas y las garantías que tienen que presentar las instalaciones eléctricas que se conectan a una fuente de suministro, garantizando el funcionamiento correcto de dichas instalaciones. La aplicación de los estándares regulatorios que exige este reglamento garantiza en todo caso la seguridad tanto de las personas como de los bienes.

Otras normativas para instalaciones eléctricas son las Guías Técnicas de aplicación del REBT y el Reglamento de Eficiencia Energética para las Instalaciones de Alumbrado Exterior (REAE), así como las Instrucciones Técnicas Complementarias EA-01 a EA-07. Las Guías Técnicas de aplicación del REBT, elaboradas por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, no son vinculantes, sino que están concebidas con el fin de ayudar a la aplicación del REBT y sus ITC’s en la práctica.

Además, en el REBT se especifica claramente que es obligatoria la entrega al titular de la instalación que se ha realizado de toda la documentación en la que se indican tanto las características fundamentales de la instalación realizada, que incluyen planos del trazado, así como las instrucciones de utilización y las precauciones de uso. También establece condiciones para la figura del Instalador Autorizado en Baja Tensión. Este instalador puede ser una persona jurídica o física que ha resultado autorizada de acuerdo con lo que señala el ITC-03 del REBT.

lll➤ Leer más:  Responsabilidades en la avería del aire acondicionado: ¿inquilino o propietario?

Normativa instalaciones eléctricas en viviendas

Para cumplir con todas estas exigencias del RETB, se debe establecer un programa de mantenimiento preventivo de las instalaciones y equipos disponibles. Sin embargo, a medida que el edificio o complejo residencial aumenta en dimensiones y usos., aumenta el número de equipos e instalaciones que mantener. Todas estas instalaciones deben someterse a estas revisiones de mantenimiento a los 5 años cuando se trata de una inspección inicial y cada 10 años en instalaciones comunes en edificios de viviendas cuya Potencia instalada sea mayor de 100kW. Estas inspecciones se deben realizar de manera obligatoria y, en el caso de no llevarlas a cabo, se podrán aplicar las sanciones especificadas en la Ley 21/1992 de Industria,

Dentro de los planes de mantenimiento en los sistemas eléctricos indicados de cualquier instalación, existen los destinados a funciones específicas que contribuyan a que este sistema trabaje correctamente como en un principio estaba dieseñado. Y uno de ellos es el mantenimiento preventivo que está diseñado para evitar los fallos en el sistema que puedan derivar en cese de su funcionamiento correcto.

A diferencia del mantenimiento correctivo, que trabaja cuando ya existe un cese del funcionamiento del sistema eléctrico y sus componentes están posiblemente dañados, el plan preventivo está destinado a la conservación de equipos y/o instalaciones. Mediante la revisión periódica a través de un plan programado de fechas, se realiza la inspección y reparación, si así procede, de aquellos elementos del sistema eléctrico que garantizan su pleno funcionamiento y su fiabilidad.

El objetivo claro del mantenimiento preventivo es minimizar el riesgo y/o evitar el impacto de los fallos de los equipos, resolviendo las incidencias que pudieran producirse durante el periodo entre inspecciones. En este tipo de mantenimiento se dan acciones tales como la sustitución de piezas desgastadas, cambios de aceites y lubricantes y mantenimiento de la limpieza general de los equipos para prevenir los fallos ocasionados o evitarlos definitivamente.

lll➤ Leer más:  Descubre el destino final de las sartenes usadas: ¿Reciclaje o basura?

Normativa mantenimiento instalaciones eléctricas

Dentro del mantenimiento preventivo programado se puede actuar según varios criterios:

El de tipo programado.
El de tipo predictivo, que suele determinarse al final de un periodo máximo de utilización, para así poder revisar y tomar las acciones adecuadas frente a posibles riesgos de fallos.
El mantenimiento preventivo de oportunidad, que es aprovechado cuando el sistema eléctrico está fuera de servicio y no es necesario parar los equipos para realizar las tareas de revisión.

Con esta serie de acciones se pretende alargar la vida útil de los equipos para que las instalaciones funcionen conforme a las necesidades requeridas en el instalación inicial.